La frase del día

Donde no hay futuro ¿cómo puede haber pecado?

Sex pistols "sex on 45"

martes, 5 de junio de 2012

PERDÓN


                Sin apenas darme cuenta, en los últimos tiempos mis escritos se han ido yendo, como si tuviesen vida propia, hacía lo que de un modo cursi se denominaban “las procelosas aguas de la política”, cosa que me ha sorprendido bastante, ya que no soy una persona dada a entablar conversaciones sobre estos temas una vez fuera del estricto círculo de la más absoluta intimidad, esa a la que dejamos acceder únicamente a una o dos personas a lo sumo. De toda esta forma de actuar, la consecuencia más inmediata es que escasas personas conocen de mi idearium personal.  Así debe ser, ya que me mantengo lo más lejos posible de cualquier idea que contenga reminiscencias de dogma. He aprendido a distinguir las voces de los ecos y, sobre todo, a escuchar mucho más que a hablar, manteniéndome así dueño de mis silencios antes que prisionero de mis palabras.
                Curiosamente, esta inclinación hacia lo político me ha alejado un poco de lo que realmente me ha movido siempre: los sentimientos. Puedo asegurar que siempre he tenido muy en cuenta la importancia de decirle a mi mujer lo que siento por ella. Cada día, sin contar las veces que lo hago porque esto desvirtuaría su sentido, le digo que la sigo amando más que cuando la conocí; mucho más, por todo lo vivido.; pero, como decía antes, mis últimas inclinaciones me han llevado a no decírselo de una manera que me encanta: por escrito. Me siento cómodo pensando en ella y dejando que la tinta que hay en mis venas se derrame mientras en mi mente tengo su imagen. Y por todo ello, tengo que pedir perdón.
                Hace un tiempo que vivo unas circunstancias complicadas por un hecho que ha marcado definitivamente mi vida. He estado en el infierno, mirando al diablo a la cara y ella, la mujer por la que respiro, le ha desafiado conmigo, cogiéndome de la mano mientras exorcizaba fantasmas en la oscuridad de la noche, mientras enfrentaba a miedos y a tensiones. Y eso es algo que, por muchos años que viva, muchas canciones que le dedique, muchas palabras que le musite al oído o muchas líneas que le dedique, jamás podré agradecer de manera suficiente. Eres mi eterna musa, mi infinito hacia el que camino con paso firme hasta el día de mi muerte. No podría entender mi vida ni mi mundo sin reflejarme en el espejo de tus ojos, los mismos que veo cada mañana cuando despierto. Sin ellos, sin tu sonrisa, sin tus palabras ni tus gestos, adolecería de motivos para seguir hacia adelante. Te pido perdón si en algún momento no sé amarte; si mis amaneceres son indignos de tus mañanas; si mis desesperanzas se dejan convencer por el desánimo y la cordura y no dejan penetrar tu luz en mi alma. Sé que no es fácil convivir con mi tristeza, y que lo haces sin pedir a cambio más moneda que la de mi amor, la misma que tienes y vas a seguir teniendo siempre que quieras conservarla, porque contigo ha llegado el amor que tanto esperaba, la vida que deseaba, el remanso de paz que tanto necesito y que se convierte en un bálsamo para mi alma errática, triste y, porqué no confesarlo, a veces moribunda. Eres la mujer más bella que he conocido, la que siempre quise conocer, la que soñaba en aquellos años en los que lloraba mirando la luna. Me das todo cuanto necesito para llenar de esperanza mi futuro, y solo me gustaría que sintieras que yo te completo en la misma medida en que tu lo haces conmigo, suave aliento de miel que me haces llegar en torrente tranquilo y sereno, eres lo que más amo en el mundo. Gracias por darle sentido a mis poemas favoritos; Gracias por hacer realidad mis canciones perdón si no consigo hacer lo propio con los tuyos. Solo soy un aprendiz de amor indigno de lo que recibo, pero agradecido por ser bañado en tus dones.  Espero que quieras seguir siendo mi futuro, como ya eres mi presente, como fuiste mi pasado. Eres la hoguera eterna en la que arden mis más bellos sentimientos para intentar dar calor a tu alma. Hermosa, eterna, siempre bella, gracias por hacerme sentir lo que muchas veces he dudado ser: hombre. En ti, mi interior se baña y se purifica, y me conviertes en alguien mejor.
  TE QUIERO.